Qué podemos hacer en Atlas 3D Studio

printing

Con una impresora 3D como la que tenemos en Atlas 3D Studio, de filamento plástico, podemos hacer infinidad de cosas. Estas son solo unas ideas.

  • Figuras de coleccionismo (basadas en videojuegos, cine, series…)
  • Piezas de repuesto de maquinaria, útil sobre todo cuando ya no se fabrican esas piezas.
  • Complementos para cosplay.
  • Regalos personalizados y originales.
  • Figuras para tartas de boda.
  • Decoraciones (jarrones, cuadros…)
  • Escenarios y dioramas (para Warhammer, por ejemplo, o cualquier otro tipo de maquetas)
  • Piezas para otros proyectos tecnológicos: robótica, otras impresoras 3D…
  • Herramientas
  • Arte
  • Proyectos educativos, para que los niños aprendan cosas de una forma diferente, o proyectos escolares o de ciencias.
  • Juguetes y juegos
  • Ropa, joyas, complementos… Moda en general. Incluso zapatos. Existe filamento flexible.
  • Lámparas (Siempre con leds)
  • ¡Frikadas varias! ¿Por qué no? ¿Quién no quiere una BatSeñal para el móvil?
  • Soportes varios (móviles, smartwatches…)

Qué no podemos (o no queremos) hacer en Atlas 3D Studio

3dp_3dprintedgun_printer

Sin embargo, hay una lista de cosas que no hacemos. Aunque existen impresoras capaces de hacer muchas más cosas, suelen ser máquinas industriales y caras que se alejan del concepto de la artesanía. La nuestra es una impresora cartesiana de filamento plástico, y su resolución y resultado no son tan finos como una impresora de otro tipo. Por tanto hay ciertas cosas que no podemos hacer, o bien su resultado no tiene la suficiente calidad.

  • Figuras muy pequeñas (< 3cm) o con mucho detalle. La resolución de la impresora no permite hacer piezas demasiado pequeñas con mucho detalle. Estos detalles se pierden, no se aprecian, y la pieza se puede romper antes de terminar la impresión.
  • Piezas transparentes. Tenemos un filamento “natural” que da un aspecto translúcido y deja pasar la luz para hacer efectos con leds, pero piezas 100% transparentes (como si fueran de cristal) no podemos hacer.
  • Figuras “físicamente imposibles”. A todos nos encantaría ver a nuestro super héroe favorito volando sobre los edificios con pose heróica, pero eso es algo de los cómics y el cine. Las figuras necesitan soportes y mantenerse de alguna forma de pie sin caerse. Por eso podemos imprimir “casi” cualquier cosa que nos imaginemos. Nada de figuras flotando en el aire.
  • Objetos relacionados con comida o bebida. Si bien el filamento plástico es “food safe” y es posible usarlo con comida, según el tinte para darle color al plástico y los procesos por los que pasa, no confiamos en que siga siendo seguro que ingieras un producto que ha estado en contacto con algo impreso en 3D, y por eso no lo hacemos. La seguridad es lo primero.
  • Objetos sexuales. No es la primera vez que nos lo preguntan. No es que no queramos o no podamos, es simplemente una cuestión de higiene. La impresión 3D con nuestra impresora es característica por que se notan las capas de impresión, se nota un estriado en las piezas, y a un nivel más cercano, incluso poros. En estas estrías y poros se pueden acumular fluidos y sustancias difíciles de limpiar, haciendo que sea antihigiénico y peligroso.
  • Órganos humanos. Has oído hablar de la impresión 3D orientada a la medicina. Creemos que en el futuro la medicina será capaz de reproducir órganos que le falten a personas que los necesiten. Hoy en día hay impresoras que imprimen órganos con células reales. Pero nosotros tenemos una impresora de plástico. No podemos hacer ese tipo de cosas, sintiéndolo mucho. Nada nos gustaría más que poder ayudar a alguien que lo necesita, pero nuestra tecnología no lo permite.
  • Existen impresoras capaces de imprimir pizzas, otras que imprimen tortitas, otras que imprimen con queso en spray. Pero como ya hemos dicho, nuestra impresora es de plástico, no podemos imprimir este tipo de cosas. Aunque estaría bien, ¡que seguro que tras leer esto te ha entrado hambre!
  • Armas funcionales. La impresión 3D del futuro nos traerá muchas cosas buenas, y también muchas malas. Ya existen pistolas imprimibles en 3D, y hay un gran debate abierto sobre la legislación que debería regir a las impresoras 3D por este tipo de cosas. No haremos nunca una pistola real.
  • Piezas que vayan a recibir mucho calor. Ten en cuenta una cosa. La impresión 3D funciona calentando el filamento plástico a unos 200 grados. Si te imprimimos una pieza para algún aparato en el que vaya a recibir mucho calor, esta podría deformarse o incluso derretirse si llega a temperaturas altas extremas. Valóralo bien o consúltanos si tienes dudas.